La maternidad inesperada

Cuando no eres madre crees que sabes que tipo de madre serás, visualizas tu vida y te dices: “ si, así será…”

Yo me visualizaba conciliando mi trabajo con mi bebé. Me imaginaba sintiéndome realizada a la vez que criaba a mi pequeño con cantidad ilimitada de paciencia.

Luego te conviertes en madre y todo se pone literalmente patas arriba. La maternidad no es lo que te imaginabas.

Antes de ser madre veías a los niños, te encantaban y pensabas: “cuando sea madre, seré una super mamá”.

Ahora eres mamá y no, no es como creías.

Es mucho más duro, cansado y frustrante de lo que pensabas. Casi nadie te lo había dicho. Solo se cuenta lo más bonito de la maternidad. ¿Por qué no se cuenta lo difícil?

A mi la única persona que me decía una y otra vez “tu vida cambiará para siempre, tu pasas a un segundo plano” era mi madre. Y yo pensaba que exageraba. No, no exageraba.

Todo debe ser maravilloso porque tengo un bebé. Parece que no está permitido quejarse.

Pues la realidad es diferente. Existen días tremendamente agotadores en los que apenas has tenido tiempo para ti misma. Porque ahora estás en un segundo o tercer plano. A veces no puedes ni ir al baño, apenas puedes comer porque tienes al bebé encima, te caes de sueño por las 10 tomas que ha hecho en la noche a la teta y así un sin fin de situaciones que vivimos con la maternidad.

A todo esto le sumamos que la conciliación no existe.

España es uno se los países con índice de natalidad más bajo y no me sorprende. Tenemos una baja maternal de risa y la reducción de jornada es un arma de doble filo.

Mi experiencia: me echaron del trabajo por tener reducción de jornada. Así, tal cual. Me lo comunicaron así, literalmente.

Expectativa VS realidad. Sentirme realizada en una profesión en la que he estado esforzándome y formándome desde mis 18 años VS estar sin trabajo y cuidar a mi bebé 24/7.

¿Y sabéis qué? No, no es lo que esperaba. Ni la situación ni que maternar 24/7 fuese tan increíblemente agotador.

Pero siento que estoy cuidando a mi hijo. Que estoy dándole lo mejor. Que estoy trabajando por y para nosotros.

Esto no quiere decir que mi trabajo será ser madre para siempre. No, yo soy una profesional, soy arquitecta, y volveré a ejercer de ello. Pero sé que este tiempo no lo puedo estar invirtiéndo mejor.

Este momento no volverá, no se repetirá. Disfrutarle y cuidarle es mi prioridad.

Así que gracias. Gracias a mi ex trabajo. Me has dado la oportunidad de disfrutar de mi maternidad.

Ante todo soy mujer. También soy madre. Soy profesional. Soy persona.

Y como tal me permito sentirme válida y a veces no tanto. Me permito estar agotada aunque me considere increíblemente afortunada de tener a mi hijo. Me permito sentirme frustrada y a la vez recordarme que esto es una etapa que me está revolucionando, que me está cambiando, y los cambios son buenos y necesarios.

Que nada será igual pero que estoy donde tengo que estar.

Si estáis trabajando en casa (porque si, también es un trabajo aunque no se reconozca) y os sentís que solo sois madres desde aquí os digo que no, que sois mucho más. Sigues siendo tú, con todas tus versiones. Solo que estas invirtiendo un periodo de tiempo en cuidar a lo mejor de tu vida, tu hij@.

Gracias de verdad a los que estáis al otro lado de la pantalla, estamos juntas en esto, acompañándonos en esta pequeña gran revolución de NUESTRA MATERNIDAD.

Flashmob por la Semana Internacional de la Crianza en Brazos en las Canteras.

Y hasta aquí el post de hoy. Si te ha gustado o te ha parecido útil, compártelo en tus redes sociales. 

Suscríbete a la newsletter para recibir dosis semanal de empoderamiento ♥️.

6 Comentarios

  1. Encantada, encantadisima de poder ir por el camino con personas maravillosas como tú. No tener miedo o tenerlo pero acompañada se lleva mejor, las frustraciones, el caos, las pu* naranjas y más. Porque seguimos siendo nosotras, tal vez en pausa tal vez más lentas. ¡Por ahora! Y es que si hay algo que me ha enseñado mi bebé es a darle stop a todo y admirarla ♥️ Ella fue mi creación más perfecta, como no cuidarla?

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Totalmente identificada!
    Encima tambien perdí mi trabajo por querer seguir conciliando con mi segundo hijo. Pero tal cual dices, es una etapa, un pause en tu vida profesional, para disfrutar muchísimo, y luego continuar… 👍

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísima fuerza Carmen. La verdad es que no concibo que estas cosas sigan pasando aún. Que se siga viendo sometido nuestro puesto de trabajo por ser madres… No veremos el cambio, nos toca seguir luchando para que ojalá en un futuro deje de ser así. Un abrazo enorme Carmen. Aquí al otro lado de la pantalla me tienes para lo que necesites ❤️😍 Gracias 🙂

      Me gusta

  3. Es duro. Es tremendo dejar a un lado a la mujer trabajadora, productiva para quedarse en casa cuidando 24/7 a tu hij@. Así que un aplauso de pie para tí, mujer valiente. Solo las que hemos vivido este rollo sabemos lo que eso significa. Solo te pido que no te olvides de ti. De tus otras tú que no son mamás. 🧡

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Antonia, de corazón. La verdad es que es complicado. A veces la maternidad te sumerje tanto que es complicado encontrarte. Si es que volvemos alguna vez a ser las mismas… tengo la sensación de que cambiamos para siempre. Gracias por estar aquí, leerme y comentar. Un abrazo enorme ❤️

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s