¿Juzgas tu cuerpo?

Vivimos rodeadas de juicios, de miradas ajenas, de tallas, de escaparates repletos de maniquíes irreales, de estereotipos de belleza que solo invitan a juzgarnos en cada momento.

“¿Estoy bien? Nada me está bueno.”

Una vez más te encuentras al opinólogo de turno y te dice: “has engordado un poco no?”

Y señoritas, se que es fácil decirlo, pero hoy más que nunca es necesario hacer oídos sordos y empoderarse ante tanta imagen engañosa.

Porque desgraciadamente se sigue comentando lo negativo, lo negativo es lo que vende. A pesar de que lo positivo “no venda” aquí vengo yo a decírtelo:

Eres maravillosa.

MA RA VI LLO SA

¿Acaso no saben de lo sumamente poderosa que eres? Cada estría, cada variz, cada arruga tiene su historia, la tuya.

Cada “imperfección” forma parte de ti. “Imperfección” entre comillas porque todo forma parte de un mecanismo PERFECTO.

Tu cuerpo es un mecanismo perfecto.

La maternidad me ha quitado esa venda de juicios de los ojos y ahora me acepto más que nunca.

Decidáis o no ser madres, vuestro cuerpo es capaz de crear vida. Es capaz de cambiar desde dentro y obrar magia.

Y me diréis: “si muy bien pero sigo teniendo mis varices y estrías”, y si, las sigues teniendo. Os habla una menda que tiene las piernas llenas de varices cual anciana herencia de mi abuela.

Pero en mi parto me sentí más mamífera que nunca, sentí el poder de nuestra naturaleza, de lo que somos capaces y es increíble. Desde ahí quiero a mis varices. No me gustan, pero las acepto. Me acepto.

No seas tan dura contigo misma.

A lo largo de nuestra vida pasamos por muchas etapas y situaciones diferentes que hacen que nuestros cuerpos cambien: según nuestro trabajo (de pie o sentada), si has tenido uno o varios embarazos con sus postpartos, si estás más o menos estresada…

Acéptate, acepta el momento en el que estás. Machacarte no hará más que empeorar la situación.

Quiérete, cuídate.

Ahí van mis consejos para mejorar la relación con tu cuerpo, son las cosas que personalmente intento seguir:

  • Sé amable contigo. Tu cuerpo y tu sois un equipo. Como te hablas a ti misma influye en la manera de verte, de sentirte.
  • Come comida real. Sobre esto hay mucha información en las redes. Te invito a que sigas a Carlos Ríos (@carlosriosq) y su movimiento Realfooding. Tiene incluso una app (MyRealFood) que te ayuda a diferenciar entre comida real y ultraprocesados utilizando los códigos de barra de los productos.
  • Mantente activa. El deporte es una herramienta ideal para conocer y superar tus límites, despejar la mente y sentirte mejor.
  • No te compares con los demás. Tus condicionantes, tus experiencias, tu genética es única y nada tiene que ver con el resto. Sé la mejor versión de ti misma.
  • No desesperes, esto es una carrera de fondo. Lleva tiempo.
  • Respeta tus ritmos y tus momentos. Los embarazos, los postpartos, los diferentes ciclos de la menstruación influirán en tu estado de ánimo y es normal.

Y hasta aquí el post de hoy. Si te ha gustado o te ha parecido útil, compártelo en tus redes sociales.

Suscríbete a la newsletter para recibir dosis semanal de empoderamiento ♥️.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s