No me siento suficiente

Gatea 5 minutos, brazos de mamá.

Juega 10 minutos, brazos y teta de mamá.

Intento cocinar, no se distrae ni 5 minutos, quiere brazos de mamá.

Necesito ir al baño, llora si no me ve.

Si lo dejo con papá y me voy, llora.

Voy a ducharme y desaparezco de su vista, llora.

Pero llora desconsolado como si hubiese desaparecido para siempre.

¿Solución? 24 horas conmigo. Hasta el punto de que a la hora de ducharme él siempre viene una y otra vez a la puerta del baño y se queda ahí con su papá hasta que termino. Vaya, relajación en su máximo exponente.

Está en plena crisis de angustia por separación. En el final de la exterogestación, de esos 9 meses dentro de mi y 9 meses fuera, coincidiendo con sus primeros pasos y de empezar a ser consciente de que es una personita individual. Está siendo muy intenso.

Intentar cocinar siempre es una odisea.

El grado de dependencia es brutal. Necesita brazos, teta, contacto, interacción conmigo a todas horas, a cada minuto.

Y diréis: “qué tierno…” y sí, pero no… Cuando estas 24/7con él, el simple hecho de no poder darte una ducha tranquila de verdad que me está costando. Me está superando.

Lo malo de todo esto es que nunca descanso y voy acumulando una bola inmensa de estrés que al final lo que hace es que no tenga la paciencia que necesito.

O directamente no tengo tanta paciencia.

Siento que no soy suficiente. Que no tengo suficiente paciencia.

Cada día me frustra sentirme así. Sentir que no pude gestionar bien mis emociones, que no canalicé el estrés como debería.

Pierdo la paciencia más rápido de lo que me gustaría. Cada día me acuesto con el propósito de hacerlo mejor al día siguiente, de entrenar mi paciencia, de entenderlo mejor.

Entender el proceso que están experimentando facilitará las cosas.

Siento una guerra interior entre querer hacerlo bien y no tener los recursos suficientes.

Porque sé que su intensidad y actividad va en aumento. Que esto solo es el principio.

Y es que si algo me ha enseñado la maternidad es a ir aprendiendo a medida que mi hijo tiene nuevas necesidades.

Sé que no soy una madre perfecta, ni lo seré nunca. Pero si soy consciente cuando necesito informarme, cuando necesito armarme de recursos para poder entender el proceso.

No soy experta en lactancia, pero me informé para superar las crisis y la desinformación.

No soy experta en BLW, pero sé que es una de las mejores maneras de entablar una buena relación con la alimentación y me informé para llevarlo a cabo.

Sentir que no tengo paciencia suficiente es tan importante como lo anterior.

Tenemos claro que queremos un modelo de crianza positiva y respetuosa. Así que aquí comienza mi camino de empoderamiento y formación en esta manera de criar.

Porque creo que es posible. Porque ellos se merecen ser tratados siempre desde la igualdad y el respeto.

¿Has sentido también esta falta de paciencia? ¿Qué os ha servido para mejorarlo? Comparte tu experiencia, juntas podemos ayudarnos y hacer este camino más llevadero.

Apúntate a la Newsletter para acompañarnos en la maternidad. ❤️

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s