El TOP 10 de mitos sobre la lactancia materna

Oficialmente hemos cumplido un año de lactancia materna y para celebrarlo traigo un post sobre los mitos y creencias falsas que rondan sobre la lactancia materna.

Qué mejor momento que ahora después de las navidades donde las reuniones familiares son una bomba de mitos y pueden hacer tambalear la confianza de cualquier mamá que amamanta.

Aquí vengo a desmentirlos, a poner mi granito de arena para intentar que desaparezcan, a visibilizar como funciona de verdad la lactancia materna.

Vamos a ello:

Top 1: ¿Otra vez a la teta?

Si, señor/a. La lactancia materna es a demanda, lo que significa que si piden teta no es porque nos estén manipulando ni estén planeando un plan maléfico, la piden porque la necesitan. No solo usan la teta para alimentarse sino por apego, por seguridad, porque necesitan a mamá, para calmarse… Por lo tanto si piden teta sigue ofreciéndola.

Dejar de ofrecer teta puede comprometer la producción de leche y por lo tanto el crecimiento de tu hij@. Hay picos de crecimiento donde el bebé pide más teta para que la producción aumente (son las famosas crisis de lactancia) y si en estos momentos dejamos de ofrecerla dejaremos de producir todo lo que el bebé necesita.

La teta produce leche si hay succión por lo tanto a más succión más producción, así de sencillo.

Top 2: “Después de los 6 meses tienes que quitarle la teta”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna de manera exclusiva hasta los 6 meses y prolongarla hasta los dos años de edad.

De hecho la alimentación principal del bebé hasta el año de vida es la leche, preferentemente leche materna. Por lo que quitar la teta a los 6 meses no tiene sentido.

No hagas caso a este tipo de comentarios, da teta hasta que quieras, hasta que mamá o bebé quieran.

Top 3: “Dar pecho a los niños mayores de 1 año crea dependencia y es malcriarlo”

Vuelvo a recalcar que numerosas organizaciones de la salud son unánimes al recomendar la leche materna como la mejor manera de alimentar a un bebé.

Por dar pecho no vas a tener a un niño o a un adolescente con más dependencia. Y aún menos lo estás malcriando.

Por el contrario le estás dando amor, estás siendo su figura de apego, un apego sano y natural que se crea al amamantar.

Top 4: “Te usa de chupete”

Nunca entendí el empeño de la gente usando esta frase.

¿Cómo nos va a usar un bebé de chupete? Ellos no tienen ni idea de lo que es un chupete. En todo caso sería alrevés, usan el chupete de teta.

Pero de nuevo ese empeño de sustituirnos, de darles otra cosa que no sea mamá.

Hay varios tipos de succión cuando amamantan. La succión nutritiva y la succión no nutritiva o afectiva ambas son igual de importantes y forman parte del ciclo, de la forma en la que comen.

Así que no nos usan de chupete. Así es amamantar, así se alimentan.

Top 5: “El niño no duerme porque le das teta”

El sueño de los niños es evolutivo. Es decir, amamantes o no van a despertarse igual.

Poco a poco irá madurando su sueño e irán durmiendo mejor. Pero eso de dejar de darles teta porque dormirán más es uno de los mayores mitos que existe.

Para el sueño no hay otra que: paciencia, paciencia, paciencia y toneladas de paciencia.

Top 6: “Si el bebé llora y no aguanta tres horas, tu leche no es suficiente”

Los bebés no son robots que cada 3 horas les dé hambre. Eso no nos pasa ni a los adultos. ¿O no te ha pasado que comes y al ratito vuelves a tener hambre? Pues los bebés igual.

Es muy importante que si ha pasado poco tiempo pero vuelve a pedir teta o leche, se la demos a demanda. El momento en el que más crece un bebé son los primeros meses de vida, necesitan alimentación a demanda.

Y esto no tiene nada que ver con que no tengas la leche suficiente. Si le ofreces cuando piden tendrás la producción que necesitan.

Top 7: “El chupete no interfiere con la lactancia y es el mejor consuelo”

El chupete si interfiere con la lactancia materna sobre todo en los primeros meses.

Se recomienda esperar varios meses hasta que la lactancia materna esté suficientemente establecida para empezar a usar el chupete y no interfiera.

Si se lo ofrecemos desde el principio corremos el riesgo de que comiencen a succionar de manera incorrecta la teta por la interferencia con el chupete. Porque no colocan la boca igual, ni la manera de succionar es la misma por lo que podrían crear heridas debido a un mal agarre.

Además de esto si el bebé usa mucho tiempo el chupete podríamos estar saltándonos tomas de leche y por lo tanto ofreciéndoles menos pecho. Todo es una cadena. Cuantas menos interferencias, mejor.

Top 8: “Si tienes mastitis tienes que dejar de dar teta”

Es totalmente al contrario. Si tienes mastitis tienes que dar teta más que nunca.

Cuando se da la mastitis es necesario vaciar todo lo que puedas esa inflamación que está producida por una obstrucción de los conductos de la leche. Y no hay mejor “extractor” que la succión del bebé. Para él no será perjudicial y a ti te ayudará a vaciar el pecho lo antes posible.

Esto es molesto pero dejar de dar teta en este momento sería peligroso ya que la infección podría ir a más. Siempre puedes extraerte leche también con un extractor.

Top 9: “Si tienes que tomar medicación tienes que dejar de dar teta”

Usa información contrastada y no te guíes de lo que te digan terceras personas.

Si tienes que tomar alguna medicación primero consulta la página de e-lactancia, ahí podrás ver si tiene algún riesgo para la lactancia o no. Es una página fiable al 100% desarrollada por la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna.

Muchos sanitarios no están actualizados con esta información e indican a la ligera dejar la lactancia materna. Infórmate primero, hay muchísimos medicamentos compatibles con la lactancia materna y podrás seguir amamantando sin problema.

Top 10: “Cuando empieces a trabajar tienes que dejar la lactancia materna”

Esto no tiene que ser así necesariamente. Se puede trabajar y seguir con la lactancia materna.

El truco está en prever. Si sabes que tendrás que incorporarte puedes hacer con antelación un buen banco de leche al que puedas recurrir durante los primeros meses.

Una vez que el bebé ya haya empezado con la alimentación complementaria será más fácil ya que podrá comer otras cosas. Todo depende de cada bebé tendrás que ir viendo qué cantidad de leche necesita para dejarle. Hay muchos bebés que prefieren esperar a que mamá a vuelva del trabajo.

Hay mucha información sobre conservación de la leche y manipulación de ésta. Te recomiendo la app LactApp aquí puedes consultar todo y hacer un plan para tu vuelta al trabajo.


Por supuesto cada familia, mamá y bebé son un mundo y no funciona lo mismo para todos. Pero en casos normales de lactancia materna sin problemas de fondo como frenillos etc éstas son recomendaciones válidas para hacer caso omiso a esas críticas y mitos que se propagan sin fundamento alguno.


Espero que os haya gustado este super resumen de los mayores mitos sobre la lactancia materna.

Suscríbete a la Newsletter para recibir en el correo los siguientes posts sobre maternidad, empoderamiento y sobre todo para acompañarnos en esta experiencia tan maravillosa y tan dura a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s